DSCN3262

Edición 76: EDITORIAL

DSCN3251¡Otro Abril de Victorias!

 

Este mes del año nos rememora fechas históricas y victoriosas de la gesta revolucionaria latinoamericana, en especial en Venezuela que hace doce años fuimos testigos de la valentía del Bravo Pueblo que salió a las calles para rescatar y exigir la presencia del líder de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez; quién fue secuestrado por las fuerzas golpistas opositoras que durante 72 horas en el “poder político” allanaron más de 5 medios de comunicación comunitarios y públicos, avalaron el asedio a  la embajada cubana, violaron derechos humanos, detuvieron irregularmente a servidores y funcionarios públicos, asesinaron luchadores sociales, entre muchas otras prácticas nefastas con las que amenazan arremeter nuevamente cuando los vemos enarbolar la bandera de “guerra a muerte”. En un contexto actual en el que sueñan revivir aquellas breves, pero oscuras páginas de nuestra historia, nosotrxs el mismo pueblo del 13 de Abril de 2002 seguimos altivos y rebeldes ante las pretensiones de desconocer nuestra voluntad de continuar con este proceso revolucionario, reafirmada a través de dos victorias en campañas electorales en menos de seis meses.

 

 

Decretamos que este es otro Abril victorioso porque estamos sepultando al terrorismo y el odio de un grupúsculo opositor que abiertamente pretende por medio de una receta de “Golpe suave” sumir al país en caos, desestabilizando y atentando contra la cotidianidad del Pueblo venezolano en materia de tránsito, alimentación, seguridad; conjuntamente con una guerra psicológica que busca manipular la subjetividad colectiva a través de violencia gráfica, desinformación, zozobra y una desagradable oda a la muerte.

 

Nuestra victoria es la Paz

 

Ante tal ofensiva fascista, la respuesta es y seguirá siendo avanzada popular: ya que hemos sido testigos de la necesaria activación del Poder Popular, que de manera autónoma ha hecho frente a diversas candelitas que se han prendido. Por eso apostamos a la vida y la Paz, no caeremos en su trampa provocativa para bobos, porque realmente la violencia le conviene es a una minoría (voluntad popular, Junta Patriótica estudiantil, Maria Corina, USAID, etc)  que bajo la bandera “La Salida” pretenden actuar al margen de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela sin ser llevados a la justicia.

 

La salida es hacia la Izquierda

 

La humilde propuesta, nosotros como juventud organizada y defensora del legado de Chávez es el Golpe de Timón: la necesaria profundización de la revolución socialista que será la respuesta al decadente capitalismo. La historia nos ha demostrado que el reformismo y el dialogo con la burguesía lleva al fracaso y la sumisión, por eso seamos como Chávez: rebeldes, transformadorxs, irreverentes y comprometidxs con el proyecto de emancipación de la conciencia, la tierra, las mujeres y hombres nuevxs.

 

¡Somos juventud organizada en guerrilla comunicacional contra el fascismo y el terrorismo!

claustroDARKS

¿Porqué Cecilia García Márquez y su pandilla no salen de la #UCV?

Por Miguel Alfonzo Domingo, 06/04/2014

Ante las numerosas consultas que me han hecho llegar a través de varias vías numerosos y legítimos interesados en el tema, sean de la comunidad de la UCV o extramuros,  posiblemente por ser miembro del Consejo Universitario (CU) de la UCV, me percaté que NO todos conocen la verdadera causa del por qué la rectora de la UCV, la profesora Cecilia García Márquez, sigue vigente en su cargo a pesar que ya tiene casi dos años de haberse vencido su mandato por la Ley de Universidades, y cuya gestión ya hemos escrito al respecto y se resume en que ha sido nefasta para la vida ucevista.  Esta es la historia verificable, está un poco larga pero se tocaron los elementos que consideré  más importantes para que sea comprendido por los lectores.
A partir de la promulgación de la Ley Orgánica de Educación (LOE) por la Asamblea nacional el 15 de agosto del 2009, se crearon las condiciones objetivas para una mayor democratización en las elecciones en las universidades tradicionales de sus autoridades rectorales y decanales, cuando en su artículo 34, literal 3, permite que todos los miembros de la comunidad universitaria ejerzan su derecho político en igualdad de condiciones. Es así que a medida que transcurría el tiempo, y se acercaba el final de las diferentes gestiones de las autoridades de estas instituciones, sus respectivas comisiones electorales iniciaban sus procesos normales para la realización de los comicios. Sin embargo, de estos procesos se empezaron a evidenciar que no estaban acoplados a la LOE, reflejando claramente que estas autoridades no aceptaban los preceptos de la ley, por lo cual, los diferentes sectores universitarios viéndose vulnerados en sus derechos políticos, tuvieron que accionar una serie de mecanismos para hacer letra viva el ya famoso artículo 34 de la LOE.
Es así que el 14 de abril de 2011, un grupo de empleados, obreros, estudiantes y profesores de la UCV se encontraron en la sede de la Comisión electoral de esta casa de estudios con la finalidad de interponer un Recurso Jerárquico Electoral e impugnar el Registro Electoral Universitario publicado en fecha 6 de abril de 2011, por no estar incluidos en ese padrón electoral para las elecciones de los Decanos y Miembros del Consejo de Apelaciones para el período 2011- 2014, tal como lo ordena la Ley Orgánica de Educación, LOE, (art 34, numeral 3). Al ser negado su solicitud de incorporación al registro electoral por parte de la comisión electoral de esta universidad, procedieron a introducir una medida cautelar el 12 de mayo del 2011 en la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).
El día lunes 16/05/11, se conoció públicamente la decisión que tomó esta Sala Electoral de favorecer esta medida cautelar introducida para suspender las elecciones decanales (período 2011-2014). Posteriormente, el 10 de agosto del 2011,  la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia se pronunció al dictar sentencia sobre las elecciones Decanales de la UCV (período 2011- 2014). Efectivamente, el TSJ decidió CON LUGAR el recurso contencioso electoral que interpusieron el 12 de mayo los miembros de la comunidad universitaria. Sin embargo, las autoridades rectorales, a través de su asesor jurídico, el profesor Manuel Rachadell, introduce una solicitud de aclaratoria de la decisión al TSJ, el cual, se pronunció a través de su Sala electoral el  24 de noviembre del 2011, al ratificar la decisión anterior, declarando improcedente esta aclaratoria de decisión.
La sentencia de la Sala electoral del TSJ, la cual ordena resumidamente:  a) “…a la Rectora de la UCV, que en un lapso perentorio, que no podrá exceder de quince (15) días hábiles de la Universidad, contados a partir de la notificación del presente fallo, proceda a convocar al Consejo Universitario, para que ese órgano colegiado, dentro del lapso de treinta (30) días hábiles, reforme y publique el Reglamento de Elecciones Universitarias de la Universidad, a fin de ajustar su contenido a las disposiciones de la vigente Ley Orgánica de Educación y a las consideraciones emitidas por esta Sala”. Este Reglamento, deberá “…permitir la participación de todos los integrantes de la comunidad universitaria (profesores – independientemente de su condición y categoría-, estudiantes, personal administrativo, personal obrero y egresados) en los procesos de elección y nombramiento de las autoridades universitarias de la Universidad Central de Venezuela, enunciadas en el articulo 34 numeral 3 de la Ley Orgánica de Educación, e, igualmente, garantizar su participación “plena” y en “igualdad de condiciones”, como lo ordena esa Ley Orgánica, razón por la cual, tampoco podrán establecerse diferencias numéricas del voto profesoral respecto al voto del resto de los integrantes que conforman la comunidad universitaria, incluyendo el voto estudiantil, porque así lo estableció el legislador en ejercicio de su potestad discrecional, y en virtud de la prevalencia de la Ley Orgánica de Educación sobre el mandato contenido en la Ley de Universidades”. b) Asimismo, “…se ordena que una vez sea reformado el Reglamento de Elecciones Universitaria de la Universidad Central de Venezuela, se convoque al proceso de elecciones suspendido por esta Sala, en un lapso perentorio, que no podrá exceder de treinta (30) días hábiles de la Universidad contados a partir de la publicación del mencionado Reglamento en los medios oficiales y habituales de la Universidad”. c) “…instruye a las actuales autoridades a objeto de que permanezcan en sus cargos, de manera transitoria, hasta tanto se convoque un nuevo proceso electoral, donde sean elegidas las nuevas autoridades, en el marco del nuevo Reglamento Electoral de la Universidad Central de Venezuela que esta Sala ordena dictar, y sean juramentadas las nuevas autoridades”. Aquí vale la expresión popular “Más claro no canta un gallo”.
A pesar de todos estos hechos firmes y claros de la Sala Electoral, los miembros del Consejo Universitario (CU) de la UCV se arriesgan a incumplir la sentencia del TSJ cuando deciden el 07 de marzo del 2012 aceptar la propuesta de la Comisión Electoral del  ”Cronograma de Eventos Puntuales para el desarrollo del Proceso Electoral para la Elección de Rector (a), Vicerrector (a), Académico, Vicerrector(a) Administrativo y Secretario(a) de la Universidad Central de Venezuela” para el período 2012-2016, lo que contravendría la orden previa de la Sala a la Universidad de suspender cualquier proceso electoral pautado, hasta tanto no se dictara el nuevo Reglamento de Elecciones Universitarias, instrumento que aún no ha sido reformado ni publicado. Es por ello que la Sala Electoral toma la decisión el 17 de mayo de multar por 200 unidades tributarias (Bs. 18.000,00), para cada uno de los miembros del CU de la UCV, a los ciudadanos Cecilia García Arocha, Nicolás Bianco, Bernardo Méndez, Amalio Belmonte, Leonardo Taylhardat, Guillermo Barrios, Adelaida Struck, Irma Behrens de Bunimov, Rafael Infante, Margarita Salazar, Vincenzo Lo Mónaco, María Esculpi, Emigdio Balda, Aura Yolanda Osorio, Humberto García Larralde, Inírida Rodríguez, Rómulo Orta, Alberto Fernández, Humberto Mendoza, Juan Sandoval, Luken Quintana, William Gil, Luis Matos y Cesar Arias, todos miembros del Consejo Universitario ucevista, excepto a los profesores Baldo alesi y Miguel Alfonzo, quienes votaron en contra. Específicamente, el desacato en que incurrieron fue por “la decisión N° 104, del 10 de agosto de 2011, mediante la cual el Máximo Tribunal ordenó, entre otras cosas, reformar el reglamento electoral de esa casa de estudios para adecuarlo a los postulados de la Ley Orgánica de Educación (que consagra la participación igualitaria de todos los miembros en los procesos electorales) y no convocar a nuevos comicios internos mientras esa reforma no se efectuara”.
Por otra parte, es importante destacar que existen una  propuesta de Reglamentos electoral, cumpliendo con las órdenes del máximo tribunal del país y acoplado a la LOE en su artículo 34. En la UCV, durante meses del año 2012, se articularon los diferentes sectores universitarios, empleados, obreros, estudiantes y profesores para la discusión, reflexión y realización de tal reglamento, a través de talleres, mesas de trabajo y reuniones, y cuya versión final fue entregado el 08 de mayo del 2012 al Consejo universitario de la UCV, del cual, no se ha discutido la primera vez hasta el día de hoy.
Como observarán, las autoridades de la UCV se han negado pública y permanentemente en cumplir la LOE y expandir la democracia de la Universidad, negando el derecho político que tiene TODOS los miembros de la comunidad universitaria. Esto ha sido una lucha de décadas y gracias al gobierno de Hugo R. Chavez F, se pudieron establecer las bases legales para hacer realidad de este sueño de numerosas generaciones ucevistas. La comunidad hace una fuerte exhortación para que de una vez por todas, la Sala constitucional del TSJ se pronuncie sobre le sentencia de la Sala Electoral, se ha complicado mucho el escenario político de la UCV y de otras universidades que están en las mismas condiciones. Es hora de las decisiones, es parte de la lucha, queremos justicia y que nuestros derechos sean respetados.

POR LA DEMOCRACIA PARTICIPATIVA Y PROTAGONICA.

ALBA

Palabras del Comandante Chávez en la creación del ALBA

NACE EL ALBA

La propuesta del ALBA la formuló por primera vez el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Rafael Chávez Frías, en el marco de la III Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Asociación de Estados del Caribe, celebrada en la isla de Margarita, el 11 y 12 diciembre de 2001.

CUBA_CUMBRE_ALBA_HAB11.standalone.prod_affiliate.84

En esa oportunidad, el Comandante Chávez señaló:

“Ese modelo neoliberal no puede ser la base ni el marco para nuestros modelos de integración. No puede ser, es imposible que nosotros pongamos por delante para integrarnos, a la economía. No es la economía la que nos va a integrar y menos nuestras economías llenas de debilidades, de vulnerabilidades. No. Creo que se impone de nuevo lo que pudiéramos llamar la revancha de la política, que la política vuelva a la carga y que tome la vanguardia de los procesos de integración. Y es la idea de Bolívar. Y es la idea original de muchos otros hombres y mujeres de nuestro Continente, de nuestro Caribe, pero tal cual lo planteaba Simón Bolívar en la Carta de Jamaica, 1815. (…) Bolívar dice allí: ‘Sueño como ningún otro ver formado un solo cuerpo político en esta parte del mundo’ y esa fue consigna hasta el último día de su vida, porque ocho años más tarde, ya no desde el Caribe vibrante sino desde la Cordillera del Alto Perú, convocaba al Congreso Anfictiónico de Panamá, y decía: ‘Vamos a convocarnos a una Liga, a una unión de naciones’. Un pacto político es lo que se impone hoy como era lo que se imponía entonces, y una integración integral, a lo bolivariano. El ALCA, por ejemplo, ¿es ese el camino? No.

“Queremos un modelo que nos integre de verdad. No un modelo que nos desintegre, que integre a unos a expensas de la desintegración de otros, ese no puede ser el camino, por tanto con mucha modestia y humildad proponemos desde Venezuela, a los caribeños y a los latinoamericanos que vayamos pensando de una buena vez en otra alternativa porque esa creemos que no es posible. Y es cuando se nos ha ocurrido lanzar una propuesta, que pudiera llamarse el ALBA, Alternativa Bolivariana para las Américas. Un nuevo concepto de integración que no es nada nuevo, se trata de retraer o de traer nuevamente un sueño que creemos posible, se trata de otro camino, se trata de una búsqueda, porque ciertamente la integración para nosotros es vital: O nos unimos o nos hundimos. Escojamos pues las alternativas”.

LA VERDAD SOBRE VENEZUELA: UNA REVUELTA DE LOS PRIVILEGIADOS, NO UNA CAMPAÑA DE TERROR.

Periodista ingles denuncia el cerco mediático sobre Venezuela y cuenta la otra cara de la moneda que no cuentan los grandes medios a nivel internacional.
Las imágenes falsean la realidad, otorgándole un poder a la televisión/video, incluso a las fotografías fijas que pueden excavar en lo profundo de la consciencia de las personas sin que estas siquiera lo sepan. Yo también pensé que era inmune a los repetitivos retratos de Venezuela como un Estado fallido en medio de una rebelión popular. Pero no estaba preparado para lo que ví en Caracas este mes: cuán poco de la vida diaria parecía afectada por las protestas, la normalidad que prevalía en la gran mayoría de la ciudad, yo, también, había sido atrapado por las imágenes mediáticas.

La mayoría de los grandes medios ya han reportado que los pobres de Venezuela no se habían unido a las protestas de la oposición de derecha, pero eso es un eufemismo: no son solamente los pobres los que se están absteniendo – en Caracas, es prácticamente todo el mundo fuera de unas pequeñas zonas ricas como Altamira, donde pequeños grupos de protestantes se involucran en batallas nocturnas con las fuerzas de seguridad, lanzando rocas, bombas incendiarias y corriendo del gas lacrimógeno.

 
Caminando desde Sabana Grande (sector de clase trabajadora) al centro de la ciudad, no había señales que indicaran que Venezuela se encontrara a punto de una “crisis” que requiera la intervención de la Organización de Estados Americanos (OEA), sin importar lo que John Kerry diga. El metro también funcionaba muy bien, a pesar de que no me pude bajar en la estación de Altamira, debido a que los rebeldes habían asentado sus bases de operaciones allí hasta que fueron removidos esta semana.
Pude vislumbrar por primera vez las barricadas en Los Palos Grandes, un área de alto ingreso donde los protestantes sí tienen apoyo popular, y donde los vecindarios le gritan a cualquiera que intente remover las barricadas – lo cual resulta muy riesgoso (aparentemente al menos cuatro personas han muerto por disparos al intentarlo). Pero incluso acá en las barricadas, la vida era prácticamente normal, salvo por algo de tráfico. El fin de semana, el Parque del Este estaba lleno de familias y trotadores sudando en un calor de 90 grados – antes de Chávez, tenías que pagar para entrar, y me contaron que los residentes, estaban decepcionados de que los menos privilegiados se les permitiera entrar gratis. Los restaurantes están todavía llenos al llegar la noche.
Viajar te provee con algo más que un pequeño regreso a la realidad, y claramente, yo visité Caracas mayormente para recoger información sobre la economía. Pero salí escéptico de la narrativa reportada diariamente por los medios, que argumentan que el incremento de la escasez en los alimentos básicos y bienes de consumo son una motivación seria para las protestas. La gente que está más afectada por la escasez son, obviamente, los pobres y la clase trabajadora. Pero los residentes de Los Palos Grandes y Altamira, donde yo ví que sucedían las verdaderas protestas, tienen sirvientes que hacen la cola para lo que ellos necesitan, y también tienen el ingreso y el espacio para acumular algo de inventario.
Está gente no está pasando trabajo, de hecho les va muy bien. Su ingreso ha crecido a un paso acumulado desde que el gobierno de Chávez tomó el control de la industria petrolera hace una década. Incluso tienen una ayuda bastante cara del gobierno: cualquier persona con una tarjeta de crédito (lo que excluye a los pobres y a millones de personas trabajadoras) tiene derecho a 3000 dólares al año bajo un tipo de cambio subsidiado. Después ellos pueden vender los dólares por 6 veces el precio que pagaron originalmente, lo que se convierte en un subsidio multibillonario de dólares para los privilegiados, incluso así, son ellos los que están suministrando la base y las tropas para la rebelión.
La naturaleza de clase de esta lucha siempre ha sido rígida e inescapable, ahora más que nunca. Caminando a través de la multitud que se presentó para las ceremonias del 5 de Marzo para conmemorar el aniversario de la muerte de Chávez, era un mar de venezolanos de clase trabajadora, decenas de miles de ellos. No había ropa cara ni zapatos de 300 dólares. Qué contraste con las masas descontentas de Los Palos Grandes, con Jeeps Gran Cherokee de 40.000 dólares llevando el slogan del momento: SOS VENEZUELA.
Cuando se refiere a Venezuela, John Kerry conoce en que lado de la guerra de clases está. La semana pasada, justo mientras yo iba saliendo de la ciudad, el Secretario de Estado Norteamericano profirió un nuevo ataque retórico en contra del gobierno, acusando al Presiente Nicolás Maduro de llevar a acabo “una campaña de terror en contra de su propia gente”, Kerry también amenazó con invocar la Carta Democratica Interamericana de la OEA en contra de Venezuela, además de implementar sanciones.
Agitar la  Carta Democrática Interamericana en contra de Venezuela es como amenazar a Vladimir Putin con una cesión de votos en Crimea patrocinada por la ONU. Quizás Kerry no se dio cuenta, pero justo unos días antes de sus amenazas, la OEA tomó una resolución que Washington llevó en contra de Venezuela y se le volteó totalmente, declarando la solidaridad regional con el gobierno de Maduro. 29 países lo aprobaron, solamente los gobiernos de derecha de Panamá y Cánada poniendose del lado de USA votaron en contra.

El articulo 21 de la Carta Democrática de la OEA aplica a la “interrupción inconstitucional de un miembro de Estado en un orden democrático” (como el golpe de Estado de 2009 en Honduras que Washington ayudó a legitimar, o el golpe de Estado en Venezuela en el año 2002, ayudado incluso más por el gobierno estadounidense). Dado el reciente voto, sería más probable que la OEA invocara la Carta Democrática en contra del gobierno estadounidense por las muertes causadas por drones a ciudadanos estadounidenses sin un juicio, que lo hiciera en contra de Venezuela.

La retórica “campaña de terror” de Kerry está igualmente divorciada de la realidad, y provocó una predecible respuesta del mismo nivel de ministro de relaciones exteriores venezolano (Jaua), quién llamo a Kerry “asesino”. Acá está la verdad de los cargos con los que acusa Kerry: desde que las protestas en Venezuela iniciaron, parece que más personas han muerto a manos de “protestantes” que de fuerzas de seguridad. De acuerdo con las muertes reportadas por el Centro Información Policial Económica (CEPR) en el último mes, además de los que han muerto por haber tratado de remover las barricadas de los protestantes, aparentemente, alrededor de 7 personas han muerte por la obstrucción de los protestantes – incluyendo a un mototaxista degollado por un cable que había sido puesto a través de la calle – mientras que 5 oficiales de la Guardia Nacional han sido asesinados.

En cuanto a la violencia por parte de las fuerzas del Estado, al menos 3 personas parecen haber muerto por causa de un Guardia Nacional o otras fuerzas de seguridad – incluyendo 2 protestantes y un activista en favor del gobierno. Algunas personas culpan al gobierno por 3 muertes adicionales causadas por civiles armados; en un país con un promedio de más de 65 homocidios al días, es enteramente posible que esas personas actuaran por su cuenta.
21 miembros de las fuerzas de seguridad se encuentran bajo arresto por supuestos abusos, incluyendo algunas de las muertes. Esto no es una “campaña de terror”.
Al mismo tiempo, es difícil encontrar denuncias serias hacia la violencia causada por la oposición, por parte de líderes opositores de importancia. Encuestas encuentran que las protestas son sumamente impopulares en Venezuela, aunque les va mucho mejor en el extranjero cuando son promovidos como “protestantes pacíficos” por personas como Kerry. La información también sugiere que la gran mayoría de los Venezolanos ven estos disturbios por lo que son: un intento de remover del poder al gobierno electo.
La postura de Kerry ante la política interna en USA en bastante simple. Por un lado, tenemos al lobby de derecha cubano-norteamericano en Florida y sus aliados neo-conservadores gritando por un derrocamiento. A la izquierda de la extrema derecha hay, bueno, realmente nada. La Casa Blanca le importa muy poco Latinoamerica, y no hay consecuencias electorales para hacer que valga la pena que la mayoría de los gobiernos en el hemisferio estén incluso más asqueados con Washington.
Quizás Kerry piensa que la economía venezolana va a colapsar y que eso llevará a algunos de los venezolanos no-ricos a las calles en contra del gobierno. Pero la situación económica se está estabilizando actualmente – la inflación mensual cayó en Febrero, y el dólar paralelo ha caído bruscamente con las noticias de que el gobierno introducirá un nuevo tipo de cambio con orientación de mercado. Los bonos nacionales del país regresaron al 11.5% desde el 11 de Febrero (el día antes de que empezaran las protestas) al 13 de Marzo. El regreso más grande en la estabilidad de dólar emergente en el índice de bonos de mercado. La escasez probablemente se reducirá en las próximas semanas y meses.
Claro, ese es exactamente el mayor problema de la oposición: la próxima elección es dentro de un año y medio, y para ese tiempo, es probable que la escasez económica y la inflación que ha incrementado durante los últimos 15 meses sea abatida. La oposición entonces, probablemente, perderá las elecciones parlamentarias, como han perdido todas las elecciones durante los últimos 15 años. Pero su estrategia insurrecional actual no está ayudando a su propia causa: parece que han dividió a la oposición y unido a los Chavistas.

El único lugar donde la oposción parece tener un gran apoyo es Washington.
Fuente original: http://www.theguardian.com/commentisfree/2014/mar/20/venezuela-revolt-truth-not-terror-campaign
guaya2201142

Notas sobre una crisis inducida Terrorismo contra el pueblo venezolano

Por Manuel Azuaje Reverón.

            Lo primero que es necesario establecer es que la situación de violencia actual en Venezuela no se trata de una protesta espontánea producto de una situación insostenible. Pese a que algunas protestas pacíficas (marchas y cacerolazos) han tenido como consigna una crítica a la inseguridad y el desabastecimiento, la violencia en la que nos hemos visto envueltos está lejos de ser resultado de una pacífica manifestación popular.

 

Uno de los elementos que muestran este hecho es el discurso de los líderes más abiertamente radicales de la oposición en los días previos a los sucesos de febrero. Desde el mes de enero, con la inesperada derrota de la MUD, que solo mantuvo 23% de las alcaldías del país, Leopoldo López establece una agenda de calle para combatir al gobierno nacional donde afirma “Queremos lanzar un llamado a los venezolanos […] a que nos alcemos”, convocando directamente a la movilización de calle con el objetivo de lograr “la salida” de Nicolás Maduro, es decir, una vía no contemplada en la constitución nacional. De igual manera, el 23 de enero María Corina Machado, López y otros miembros de la oposición terminan haciendo un llamado a la protesta callejera a partir del 2 de febrero, protestas que tendrán como protagonista al partido Voluntad Popular.

portadaextrafe

 

Una derrota electoral cuando la oposición se sentía tan segura como para llamar a que la elección consistiera en una forma de plebiscito, que no se contempla en la constitución, pero que tenía carácter simbólico, sumado a las medidas económicas tomadas por el gobierno nacional, especialmente el combate al tráfico de alimentos en el estado Táchira, terminó desencadenando un plan para a través de la violencia callejera buscar una salida del presidente Maduro. Entre los hechos que evidencian esta intención está la discusión a lo interno de la MUD que fue reflejada por la prensa, donde distintos sectores expusieron sus ideas frente a los planes de Voluntad Popular, sucediendo que el propio Capriles expresó en distintas ocasiones que no era momento para la realización de actividades de ese tipo.

 

El segundo elemento que evidencia que no se trata de protestas pacíficas, ni son una expresión de descontento con respecto a aspectos de la gestión presidencial, es la consigna movilizadora de las mismas, haciendo a un lado el caso de manifestaciones pacíficas que sí tienen esa connotación, las protestas que se realizan actualmente están en el contexto de lo que se impulsó como “La Salida”, una presión callejera que busca la renuncia del presidente de la República. El eje de las guarimbas, trancas y acciones vandálicas no son la escasez, inseguridad u otro factor de gestión, sino los ecos que se escuchan de los llamados de Machado y López a impulsar la salida del gobierno nacional.

 

*

            Hay que analizar quiénes protagonizan las actividades de protesta. En primer lugar hay que reconocer que en el inicio de las actividades en Caracas la mayoría de los que marcharon son opositores de los sectores medios del país, que se mueven motivados por el descontento y en otros casos por el deseo de un cambio de gobierno, pero que no asocian ese cambio directamente a una salida violenta. Pero con el pasar de los días y los sucesos que se han presentado, la mayoría de estos manifestantes han abandonado las actividades de calle, dejando en ellas a los grupos abiertamente violentos.

 

Si bien los grupos violentos de la oposición se movilizaron con anterioridad a las actividades de Caracas, en estados como Táchira y Mérida, especialmente en el primero, los focos de violencia cobraron un carácter nacional a partir del 12 de febrero. Estos grupos tienen una composición mixta, desde auténticos manifestantes que consideran la violencia como la única salida al gobierno nacional, hasta grupos paramilitares, pasando por agentes extranjeros que han sido traídos al país y jóvenes asalariados contratados para realizar actividades violentas.

 

La composición social de casi la totalidad de estos grupos son jóvenes pertenecientes a lo que se conoce como “clase media”, hijos de trabajadores profesionales medios, en algunos casos estudiantes, pero en buena parte ajenos a la actividad académica. Algunos de los que protestan son hijos de la pequeña burguesía que se han formado en ideologías ultraconservadoras y dirigen los focos de disturbio, a la vez que forman a otros. Al mismo tiempo, se ha visto en algunas zonas la participación de jóvenes (menores de edad en muchos casos) de los sectores populares, que participan de acciones vandálicas sin saber exactamente de qué se trata. Finalmente, ha sido denunciada la presencia y control de grupos delincuenciales en algunas guarimbas, especialmente en el estado Táchira.

 

*

            Es necesario caracterizar la violencia que se ha vivido en las últimas semanas. El comienzo de la misma ya ha sido establecido, evocando el llamado irresponsable a la movilización de calle para alcanzar objetivos no constitucionales, que camuflados en discursos sobre la desobediencia civil y las protestas pacíficas encubre un llamado a actividades violentas, aunque no justifica explícitamente los actos vandálicos.

 

En Táchira se inició con los ataques a la residencia del gobernador Vielma Mora, así como las trancas de las vías públicas. Pero el 12 de febrero luego de una marcha pacífica que logra su objetivo principal (hacer entrega de un documento en el Ministerio Público), grupos de manifestantes arengados por López y líderes estudiantiles inician un asedio a la sede de la institución, así como la destrucción de vehículos y espacios públicos en la zona. Luego, avanzan más allá de lo permitido por el cordón policial, sucediendo un enfrentamiento con efectivos de seguridad del Estado, así como con grupos revolucionarios que se encontraban cerca de la zona. La pregunta que urge hacer es la siguiente: Si los objetivos de la marcha se habían logrado pacíficamente ¿Por qué no llamar al fin de la manifestación? ¿Por qué utilizar un discurso violento contra la fiscal general? ¿Por qué motivar un avance más allá de lo permitido?

Lo narrado es el detonante de la escalada de violencia que se vive actualmente, en la zona donde se produce el primer foco, el 12 de febrero, son asesinados dos hombres, un marchista y un militante revolucionario de los sectores populares. Las investigaciones posteriormente indican que los fallecidos fueron asesinados por la misma arma. Se realiza la detención de un grupo de agentes del Sebin (Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional) que violaron la orden de no estar en la zona e hicieron uso indebido de su armamento.

El mismo 12 de febrero un grupo de manifestantes de la oposición se traslada a Chacao, donde realizan actos vandálicos contra instituciones públicas que se encuentran en la zona, especialmente la sede de la Magistratura, las instalaciones del Metro de Caracas y el Ministerio de Obras Públicas. Una vez que inician estas actividades violentas proceden a trancar la avenida Francisco de Miranda a través de la colocación de basura y objetos inflamables. Más tarde, esa noche, es asesinado otro manifestante opositor.

A partir de estos sucesos se genera una ola de violencia en las principales ciudades del país, especialmente en aquellas donde las alcaldías están en manos de la MUD, es importante hacer notar que en Caracas se logró mantener controlados los focos de guarimba hasta su desaparición. La violencia se caracterizó de ahí en adelante por la tranca de calles principales y la destrucción de cualquier propiedad pública que pudiera ser identificada con el gobierno nacional, a la vez que se procedió al ataque selectivo a la propiedad de chavistas conocidos en la zona. Pero estos focos de violencia se encuentran completamente restringidos a urbanizaciones acomodadas de las ciudades, donde habita la clase media y media alta. Una de las acciones cargadas de mayor sadismo fue la colocación de alambres en la vía, intencionalmente ubicados a la altura para degollar motorizados.

 

En el marco de estas protestas se ha dado un proceso de criminalización de las organizaciones de base que habitan en las comunidades populares y que son conocidos como colectivos, situación que se ha incrementado considerablemente sin que se presente ninguna prueba contundente al respecto, más allá de videos cortos donde la narración orienta lo que se aprecia. Al contrario, los efectivos de seguridad del Estado en las primeras semanas de violencia detuvieron a más de cien motos de alta cilindrada perteneciente a manifestantes opositores, las cuales eran usadas en los focos de violencia.

La cumbre de esta situación de violencia ha sido el autosecuestro al que se han visto expuestos los vecinos de las zonas, donde algunos pequeños grupos de vecinos y personas foráneas se han dedicado a limitar todo acceso, convirtiendo las urbanizaciones en centros de miseria, destrucción del ornamento, basura quemada, objetos colocados en la vía, piedras y hasta enceres personales. Situación límite que ha producido el descontento generalizado de muchos opositores que habitan esos espacios, lo cual demuestra que las protestas no buscan generar consenso en torno a una causa, sino insatisfacción y alteración psicológica de los ciudadanos.

*

      Un mes de violencia intencional ha dejado 25 personas fallecidas. Todo asesinato es profundamente lamentable, debe ser condenado y la difusión comunicacional del mismo debe ser igual. Pero no pueden ser indiferenciados, porque no es lo mismo una muerte que se produce por exceso de un cuerpo de seguridad estatal que una producto de la perversa colocación de guayas en la vía para que los motorizados se degollen, o el accidente que produce aceite esparcido en una vía con la intención de afectar a los vehículos que pasan,  o el choque de un vehículo contra objetos que fueron colocados en la vía para impedir el paso,  tampoco el asesinato de una persona por bandas armadas no identificadas. De igual manera, es lamentable la muerte de policías, guardias nacionales o ciudadanos producto de disparos efectuados por tiradores ubicados en edificios y en las guarimbas.

 

De todos los asesinatos 4 se deben a acciones condenables de la policía y la guardia nacional. 14 se deben directamente a las guarimbas y a francotiradores apostados en las zonas de “protestas”.  De esos 14,  3 son guardias nacionales y una funcionaria del Sebin que han sido tiroteados cumpliendo su trabajo. El resto son ciudadanos que han muerto al intentar pasar por barricadas, al colisionar con guayas colocadas en la vía, y producto de disparos efectuados con la intención directa de asesinar, casi la totalidad son militantes revolucionarios. Los casos de las otras víctimas están siendo investigados. Es necesario que se investigue cada uno de los casos y que haga justicia. Producto de estos sucesos hay funcionarios del Sebin, la guardia y la policía detenidos, gran diferencia con respecto a países como Colombia, Chile y México, donde los cuerpos de seguridad actúan con total impunidad, mientras que miles de familias llevan años alzando la voz por justicia.  Lo que visibiliza todo este sangriento panorama es que para los objetivos que buscan la violencia no importa quien caiga, sino aumentar paulatinamente el número de muertos para lograr una cifra que sea alarmante a nivel internacional, justificando de este modo, las intervenciones. Por ello los medios difunden números sin diferenciar casos.

*

 

La violencia opositora ha recibido la denominación de fascista, pero es necesario que el uso de este adjetivo implique pensar el concepto tras de él, a fin de ver qué elementos del mismo están presentes en las acciones actuales. Una de las dificultades del empleo de este término tiene que ver con su asociación al poder del Estado, a sus dimensiones como un movimiento nacional que se fortalece desde el gobierno, teniendo una concepción sobre el liderazgo, el pueblo, la organización, la ciencia y la tradición. Una visión del fascismo de este tipo lo deja reducido a un movimiento existente de forma exclusiva en un momento histórico determinado. Pero lo cierto es que hay un núcleo esencial del fascismo que tiene que ver con su espíritu y sus aspiraciones,  ese espíritu permanece en muchos movimientos políticos a nivel mundial,  algunos lo asumen abiertamente, otros lo encubren,  no tienen el poder pero aspiran a él. Es un fascismo sin poder estatal.

 

El fascismo estimula y emplea el odio para generar violencia, es racista, clasista y xenófobo, crea un enemigo artificial para articular las fuerzas nacionales. Pero sobre todo es determinante el uso de los sectores medios por parte de la burguesía, como un ejército de batalla en la conquista del poder.  El fascismo es fundamentalmente reaccionario y conservador, surge en momentos de crisis como el antagonismo ante el avance de las fuerzas revolucionarias y progresistas. El fascismo es una expresión abiertamente violenta de la lucha de clases.  La discusión sobre el fascismo no debe desdibujar este hecho, se trata de una lucha de clases, representa la aspiración de la burguesía por retomar el poder.

 

En el último mes la violencia opositora se ha expresado en términos profundamente clasistas, cuando sus protagonistas son los sectores medios profesionales, que demonizan y atacan a los sectores populares, cuando intencionalmente atacan a los motorizados. Es racista en el ataque selectivo a ciertos vecinos y el acoso a los trabajadores de limpieza, tal es el caso de los conserjes de los edificios. Se comporta de forma abiertamente xenófoba  cuando dirige todo su odio a ciudadanos cubanos que cumplen labores humanitarias en el país. Estos elementos alimentan el odio con el que se comportan, exaltan la violencia y la encubren con pobres justificaciones. Pero además, los aparatos ideológicos de la burguesía estimulan la creación de un enemigo artificial, que no es directamente la clase trabajadora ni puede ser ella misma, es la construcción simbólica de su imagen del chavismo, es Cuba y los cubanos. La violencia opositora es esencialmente fascista.

 

Pero si la palabra fascista se presta a ambigüedades, sin duda esta violencia pese a la simplificación y uso maniqueo del término, es terrorista. Es terrorista en la medida en que usa la violencia de forma sistemática para coaccionar al Estado, pero además atenta de manera directa contra la estabilidad psicológica de la sociedad. Esta descripción nos permite comprender la forma de la violencia, mas no la esencia de la misma. Podemos también llamarla neofascista,  pero lo importante es que nos deja una clara advertencia de lo que pasaría si estos sectores conquistarán el poder.

 

*

         Finalmente, es necesario hacer un breve comentario sobre las conferencias de paz. A primera vista dan cuenta de ser una  medida acertada, sentar a distintos sectores de la vida nacional y de las regiones en función de combatir los hechos de violencia, así como avanzar en distintos aspectos desde el trabajo conjunto. Hay que decir que no es nada distinto a lo que el Comandante Chávez hubiera hecho, y esto no es producto de un ejercicio de análisis abstracto, sino porque ya Chávez lo hizo en varias ocasiones. Pero no hay que dejar de decir que la paz se conquista con justicia y esta con la transformación de las relaciones sociales que reproducen la explotación. Las conferencias deben servir como reconocimiento de los sectores sociales sobre quien dirige la política nacional y todos sus ámbitos.

La conferencia de paz para el tema económico debe caminar en este sentido, no para que se hagan pactos con los empresarios, sino para que estos entiendan quién dirige y establece los lineamientos económicos del país.  Además, es fundamental que a esta conferencia de paz sean invitados los partidos y movimientos revolucionarios que tienen distintas visiones sobre el tema económico, con especial atención en los trabajadores, que son el sustento real de la economía.

 

A su vez,  resulta preocupante que sectores del movimiento revolucionario, que en algunos casos parecen adjudicarse la vocería de su totalidad, busquen pescar en río revuelto. Sobre la base de una perspectiva crítica válida pero no necesariamente verdadera respecto a la gestión del presidente Maduro hacen llamados que pueden resultar en peligrosas divisiones internas. Hay que cuidarse de no hacer del legado de Chávez un traje a la medida de las aspiraciones personales sobre la Revolución. En este sentido, es necesario hacer una reflexión respecto a la idea de autonomía, su papel y su dimensión, porque se debe evitar que signifique una ruptura respecto al gobierno nacional, así como al Estado como espacio político. Siendo que la amenaza fascista pesa sobre toda la militancia revolucionaria pero aspira esencialmente a la toma del Estado y del gobierno, es urgente afinar la unidad en torno al mantenimiento de ese poder, así como a su transformación.

 

Ante la amenaza del fascismo, unidad de las fuerzas revolucionarias y organización de los trabajadores en la defensa de la Revolución Bolivariana. Es necesario luchar por la creación de espacios a lo interno del proceso político donde se puedan presentar las visiones críticas, pero en función de consolidar la unidad. Es vital que se abra la participación de todos los movimientos revolucionarios en las conferencias de paz. Que la derecha sepa: ¡Aquí hay un pueblo chavista que dará la batalla!

 


Notas sobre una crisis inducida

Terrorismo contra el pueblo venezolano

            Lo primero que es necesario establecer es que la situación de violencia actual en Venezuela no se trata de una protesta espontánea producto de una situación insostenible. Pese a que algunas protestas pacíficas (marchas y cacerolazos) han tenido como consigna una crítica a la inseguridad y el desabastecimiento, la violencia en la que nos hemos visto envueltos está lejos de ser resultado de una pacífica manifestación popular.

 

Uno de los elementos que muestran este hecho es el discurso de los líderes más abiertamente radicales de la oposición en los días previos a los sucesos de febrero. Desde el mes de enero, con la inesperada derrota de la MUD, que solo mantuvo 23% de las alcaldías del país, Leopoldo López establece una agenda de calle para combatir al gobierno nacional donde afirma “Queremos lanzar un llamado a los venezolanos […] a que nos alcemos”, convocando directamente a la movilización de calle con el objetivo de lograr “la salida” de Nicolás Maduro, es decir, una vía no contemplada en la constitución nacional. De igual manera, el 23 de enero María Corina Machado, López y otros miembros de la oposición terminan haciendo un llamado a la protesta callejera a partir del 2 de febrero, protestas que tendrán como protagonista al partido Voluntad Popular.

 

Una derrota electoral cuando la oposición se sentía tan segura como para llamar a que la elección consistiera en una forma de plebiscito, que no se contempla en la constitución, pero que tenía carácter simbólico, sumado a las medidas económicas tomadas por el gobierno nacional, especialmente el combate al tráfico de alimentos en el estado Táchira, terminó desencadenando un plan para a través de la violencia callejera buscar una salida del presidente Maduro. Entre los hechos que evidencian esta intención está la discusión a lo interno de la MUD que fue reflejada por la prensa, donde distintos sectores expusieron sus ideas frente a los planes de Voluntad Popular, sucediendo que el propio Capriles expresó en distintas ocasiones que no era momento para la realización de actividades de ese tipo.

 

El segundo elemento que evidencia que no se trata de protestas pacíficas, ni son una expresión de descontento con respecto a aspectos de la gestión presidencial, es la consigna movilizadora de las mismas, haciendo a un lado el caso de manifestaciones pacíficas que sí tienen esa connotación, las protestas que se realizan actualmente están en el contexto de lo que se impulsó como “La Salida”, una presión callejera que busca la renuncia del presidente de la República. El eje de las guarimbas, trancas y acciones vandálicas no son la escasez, inseguridad u otro factor de gestión, sino los ecos que se escuchan de los llamados de Machado y López a impulsar la salida del gobierno nacional.

 

*

            Hay que analizar quiénes protagonizan las actividades de protesta. En primer lugar hay que reconocer que en el inicio de las actividades en Caracas la mayoría de los que marcharon son opositores de los sectores medios del país, que se mueven motivados por el descontento y en otros casos por el deseo de un cambio de gobierno, pero que no asocian ese cambio directamente a una salida violenta. Pero con el pasar de los días y los sucesos que se han presentado, la mayoría de estos manifestantes han abandonado las actividades de calle, dejando en ellas a los grupos abiertamente violentos.

 

Si bien los grupos violentos de la oposición se movilizaron con anterioridad a las actividades de Caracas, en estados como Táchira y Mérida, especialmente en el primero, los focos de violencia cobraron un carácter nacional a partir del 12 de febrero. Estos grupos tienen una composición mixta, desde auténticos manifestantes que consideran la violencia como la única salida al gobierno nacional, hasta grupos paramilitares, pasando por agentes extranjeros que han sido traídos al país y jóvenes asalariados contratados para realizar actividades violentas.

 

La composición social de casi la totalidad de estos grupos son jóvenes pertenecientes a lo que se conoce como “clase media”, hijos de trabajadores profesionales medios, en algunos casos estudiantes, pero en buena parte ajenos a la actividad académica. Algunos de los que protestan son hijos de la pequeña burguesía que se han formado en ideologías ultraconservadoras y dirigen los focos de disturbio, a la vez que forman a otros. Al mismo tiempo, se ha visto en algunas zonas la participación de jóvenes (menores de edad en muchos casos) de los sectores populares, que participan de acciones vandálicas sin saber exactamente de qué se trata. Finalmente, ha sido denunciada la presencia y control de grupos delincuenciales en algunas guarimbas, especialmente en el estado Táchira.

 

*

            Es necesario caracterizar la violencia que se ha vivido en las últimas semanas. El comienzo de la misma ya ha sido establecido, evocando el llamado irresponsable a la movilización de calle para alcanzar objetivos no constitucionales, que camuflados en discursos sobre la desobediencia civil y las protestas pacíficas encubre un llamado a actividades violentas, aunque no justifica explícitamente los actos vandálicos.

 

En Táchira se inició con los ataques a la residencia del gobernador Vielma Mora, así como las trancas de las vías públicas. Pero el 12 de febrero luego de una marcha pacífica que logra su objetivo principal (hacer entrega de un documento en el Ministerio Público), grupos de manifestantes arengados por López y líderes estudiantiles inician un asedio a la sede de la institución, así como la destrucción de vehículos y espacios públicos en la zona. Luego, avanzan más allá de lo permitido por el cordón policial, sucediendo un enfrentamiento con efectivos de seguridad del Estado, así como con grupos revolucionarios que se encontraban cerca de la zona. La pregunta que urge hacer es la siguiente: Si los objetivos de la marcha se habían logrado pacíficamente ¿Por qué no llamar al fin de la manifestación? ¿Por qué utilizar un discurso violento contra la fiscal general? ¿Por qué motivar un avance más allá de lo permitido?

Lo narrado es el detonante de la escalada de violencia que se vive actualmente, en la zona donde se produce el primer foco, el 12 de febrero, son asesinados dos hombres, un marchista y un militante revolucionario de los sectores populares. Las investigaciones posteriormente indican que los fallecidos fueron asesinados por la misma arma. Se realiza la detención de un grupo de agentes del Sebin (Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional) que violaron la orden de no estar en la zona e hicieron uso indebido de su armamento.

El mismo 12 de febrero un grupo de manifestantes de la oposición se traslada a Chacao, donde realizan actos vandálicos contra instituciones públicas que se encuentran en la zona, especialmente la sede de la Magistratura, las instalaciones del Metro de Caracas y el Ministerio de Obras Públicas. Una vez que inician estas actividades violentas proceden a trancar la avenida Francisco de Miranda a través de la colocación de basura y objetos inflamables. Más tarde, esa noche, es asesinado otro manifestante opositor.

A partir de estos sucesos se genera una ola de violencia en las principales ciudades del país, especialmente en aquellas donde las alcaldías están en manos de la MUD, es importante hacer notar que en Caracas se logró mantener controlados los focos de guarimba hasta su desaparición. La violencia se caracterizó de ahí en adelante por la tranca de calles principales y la destrucción de cualquier propiedad pública que pudiera ser identificada con el gobierno nacional, a la vez que se procedió al ataque selectivo a la propiedad de chavistas conocidos en la zona. Pero estos focos de violencia se encuentran completamente restringidos a urbanizaciones acomodadas de las ciudades, donde habita la clase media y media alta. Una de las acciones cargadas de mayor sadismo fue la colocación de alambres en la vía, intencionalmente ubicados a la altura para degollar motorizados.

 

En el marco de estas protestas se ha dado un proceso de criminalización de las organizaciones de base que habitan en las comunidades populares y que son conocidos como colectivos, situación que se ha incrementado considerablemente sin que se presente ninguna prueba contundente al respecto, más allá de videos cortos donde la narración orienta lo que se aprecia. Al contrario, los efectivos de seguridad del Estado en las primeras semanas de violencia detuvieron a más de cien motos de alta cilindrada perteneciente a manifestantes opositores, las cuales eran usadas en los focos de violencia.

La cumbre de esta situación de violencia ha sido el autosecuestro al que se han visto expuestos los vecinos de las zonas, donde algunos pequeños grupos de vecinos y personas foráneas se han dedicado a limitar todo acceso, convirtiendo las urbanizaciones en centros de miseria, destrucción del ornamento, basura quemada, objetos colocados en la vía, piedras y hasta enceres personales. Situación límite que ha producido el descontento generalizado de muchos opositores que habitan esos espacios, lo cual demuestra que las protestas no buscan generar consenso en torno a una causa, sino insatisfacción y alteración psicológica de los ciudadanos.

*

      Un mes de violencia intencional ha dejado 25 personas fallecidas. Todo asesinato es profundamente lamentable, debe ser condenado y la difusión comunicacional del mismo debe ser igual. Pero no pueden ser indiferenciados, porque no es lo mismo una muerte que se produce por exceso de un cuerpo de seguridad estatal que una producto de la perversa colocación de guayas en la vía para que los motorizados se degollen, o el accidente que produce aceite esparcido en una vía con la intención de afectar a los vehículos que pasan,  o el choque de un vehículo contra objetos que fueron colocados en la vía para impedir el paso,  tampoco el asesinato de una persona por bandas armadas no identificadas. De igual manera, es lamentable la muerte de policías, guardias nacionales o ciudadanos producto de disparos efectuados por tiradores ubicados en edificios y en las guarimbas.

 

De todos los asesinatos 4 se deben a acciones condenables de la policía y la guardia nacional. 14 se deben directamente a las guarimbas y a francotiradores apostados en las zonas de “protestas”.  De esos 14,  3 son guardias nacionales y una funcionaria del Sebin que han sido tiroteados cumpliendo su trabajo. El resto son ciudadanos que han muerto al intentar pasar por barricadas, al colisionar con guayas colocadas en la vía, y producto de disparos efectuados con la intención directa de asesinar, casi la totalidad son militantes revolucionarios. Los casos de las otras víctimas están siendo investigados. Es necesario que se investigue cada uno de los casos y que haga justicia. Producto de estos sucesos hay funcionarios del Sebin, la guardia y la policía detenidos, gran diferencia con respecto a países como Colombia, Chile y México, donde los cuerpos de seguridad actúan con total impunidad, mientras que miles de familias llevan años alzando la voz por justicia.  Lo que visibiliza todo este sangriento panorama es que para los objetivos que buscan la violencia no importa quien caiga, sino aumentar paulatinamente el número de muertos para lograr una cifra que sea alarmante a nivel internacional, justificando de este modo, las intervenciones. Por ello los medios difunden números sin diferenciar casos.

*

 

La violencia opositora ha recibido la denominación de fascista, pero es necesario que el uso de este adjetivo implique pensar el concepto tras de él, a fin de ver qué elementos del mismo están presentes en las acciones actuales. Una de las dificultades del empleo de este término tiene que ver con su asociación al poder del Estado, a sus dimensiones como un movimiento nacional que se fortalece desde el gobierno, teniendo una concepción sobre el liderazgo, el pueblo, la organización, la ciencia y la tradición. Una visión del fascismo de este tipo lo deja reducido a un movimiento existente de forma exclusiva en un momento histórico determinado. Pero lo cierto es que hay un núcleo esencial del fascismo que tiene que ver con su espíritu y sus aspiraciones,  ese espíritu permanece en muchos movimientos políticos a nivel mundial,  algunos lo asumen abiertamente, otros lo encubren,  no tienen el poder pero aspiran a él. Es un fascismo sin poder estatal.

 

El fascismo estimula y emplea el odio para generar violencia, es racista, clasista y xenófobo, crea un enemigo artificial para articular las fuerzas nacionales. Pero sobre todo es determinante el uso de los sectores medios por parte de la burguesía, como un ejército de batalla en la conquista del poder.  El fascismo es fundamentalmente reaccionario y conservador, surge en momentos de crisis como el antagonismo ante el avance de las fuerzas revolucionarias y progresistas. El fascismo es una expresión abiertamente violenta de la lucha de clases.  La discusión sobre el fascismo no debe desdibujar este hecho, se trata de una lucha de clases, representa la aspiración de la burguesía por retomar el poder.

 

En el último mes la violencia opositora se ha expresado en términos profundamente clasistas, cuando sus protagonistas son los sectores medios profesionales, que demonizan y atacan a los sectores populares, cuando intencionalmente atacan a los motorizados. Es racista en el ataque selectivo a ciertos vecinos y el acoso a los trabajadores de limpieza, tal es el caso de los conserjes de los edificios. Se comporta de forma abiertamente xenófoba  cuando dirige todo su odio a ciudadanos cubanos que cumplen labores humanitarias en el país. Estos elementos alimentan el odio con el que se comportan, exaltan la violencia y la encubren con pobres justificaciones. Pero además, los aparatos ideológicos de la burguesía estimulan la creación de un enemigo artificial, que no es directamente la clase trabajadora ni puede ser ella misma, es la construcción simbólica de su imagen del chavismo, es Cuba y los cubanos. La violencia opositora es esencialmente fascista.

 

Pero si la palabra fascista se presta a ambigüedades, sin duda esta violencia pese a la simplificación y uso maniqueo del término, es terrorista. Es terrorista en la medida en que usa la violencia de forma sistemática para coaccionar al Estado, pero además atenta de manera directa contra la estabilidad psicológica de la sociedad. Esta descripción nos permite comprender la forma de la violencia, mas no la esencia de la misma. Podemos también llamarla neofascista,  pero lo importante es que nos deja una clara advertencia de lo que pasaría si estos sectores conquistarán el poder.

 

*

         Finalmente, es necesario hacer un breve comentario sobre las conferencias de paz. A primera vista dan cuenta de ser una  medida acertada, sentar a distintos sectores de la vida nacional y de las regiones en función de combatir los hechos de violencia, así como avanzar en distintos aspectos desde el trabajo conjunto. Hay que decir que no es nada distinto a lo que el Comandante Chávez hubiera hecho, y esto no es producto de un ejercicio de análisis abstracto, sino porque ya Chávez lo hizo en varias ocasiones. Pero no hay que dejar de decir que la paz se conquista con justicia y esta con la transformación de las relaciones sociales que reproducen la explotación. Las conferencias deben servir como reconocimiento de los sectores sociales sobre quien dirige la política nacional y todos sus ámbitos.

La conferencia de paz para el tema económico debe caminar en este sentido, no para que se hagan pactos con los empresarios, sino para que estos entiendan quién dirige y establece los lineamientos económicos del país.  Además, es fundamental que a esta conferencia de paz sean invitados los partidos y movimientos revolucionarios que tienen distintas visiones sobre el tema económico, con especial atención en los trabajadores, que son el sustento real de la economía.

 

A su vez,  resulta preocupante que sectores del movimiento revolucionario, que en algunos casos parecen adjudicarse la vocería de su totalidad, busquen pescar en río revuelto. Sobre la base de una perspectiva crítica válida pero no necesariamente verdadera respecto a la gestión del presidente Maduro hacen llamados que pueden resultar en peligrosas divisiones internas. Hay que cuidarse de no hacer del legado de Chávez un traje a la medida de las aspiraciones personales sobre la Revolución. En este sentido, es necesario hacer una reflexión respecto a la idea de autonomía, su papel y su dimensión, porque se debe evitar que signifique una ruptura respecto al gobierno nacional, así como al Estado como espacio político. Siendo que la amenaza fascista pesa sobre toda la militancia revolucionaria pero aspira esencialmente a la toma del Estado y del gobierno, es urgente afinar la unidad en torno al mantenimiento de ese poder, así como a su transformación.

 

Ante la amenaza del fascismo, unidad de las fuerzas revolucionarias y organización de los trabajadores en la defensa de la Revolución Bolivariana. Es necesario luchar por la creación de espacios a lo interno del proceso político donde se puedan presentar las visiones críticas, pero en función de consolidar la unidad. Es vital que se abra la participación de todos los movimientos revolucionarios en las conferencias de paz. Que la derecha sepa: ¡Aquí hay un pueblo chavista que dará la batalla!

 

patada de paz

VIDEO: José Cruz director de seguridad UCV pone cargo a la orden ante complicidad de Cecilia Arocha en los hechos violen

CLICK AQUÍ: Declaraciones José Cruz
ex-director seguridad UCV

UCV-AUTORIDADES (1)

Equipo Proceso. 12/03/14 @Periodicproceso
Las autoridades de la Universidad Central de Venezuela una vez más con la autocracia adelante han tomado represalias contra los trabajadores de la comunidad universitaria, que en un ejercicio de revisión de los automóviles que circulaban durante los hechos violentos acaecidos en puerta tamanaco (Plaza Venezuela) por parte de grupos de oposición, capturaron a cinco agitadores que contenían cascos, escudos, chalecos anti-balas y bombas lacrimógenas de las GNB y PNB, gasolina y armas blancas.

De los cuales, uno portaba carnet de estudiante de la Universidad Santa María (USM) y los otros cuatro no eran estudiantes. Los cuerpos de seguridad de la universidad procedieron a detenerlos y con previa consulta y aprobación de la Rectora Cecilia García Arocha a entregarlos a los cuerpos de seguridad del Estado.

Al día siguiente la Rectora García Arocha de manera traicionera y autocrática pronuncia la destitución del Director, Sub-dicrector y Jefe de operaciones de Seguridad Ucv, cuando estos ya habían puesto su cargo a la orden cuando la misma rectora había autorizado el ingreso de la marcha de oposición que venía encabezando ella misma junto a María Corina Machado y que saldó los hechos violentos en la puerta Tamanaco, con 17 heridos.

Ex-directivos-de-seguridad (1)

Los Trabajadores de la Dirección de Seguridad UCV protestaron en el Rectorado ante la complicidad de las autoridades con los hechos violentos. José Cruz reafirmó su llamado a la verdadera Paz, que no se utilice la Universidad como plataforma para la desestabilización en el país.VENEZUELA-POLITICS-OPPOSITION-PROTEST VENEZUELA-POLITICS-OPPOSITION-PROTEST

Espacio para la Discusion